Las Pymes deben hablar el idioma digital

No hay empresa que pueda darse el lujo de ignorar el “idioma” de sus clientes, proveedores, empleados o accionistas. La comunicación empresarial se basa en que ellos entiendan sus objetivos, beneficios y necesidades. Actualmente, las personas se comunican cada vez más por nuevos medios que hace 15 años no existían - ej. redes sociales y, es imprescindible que las empresas se desarrollen en ellos para poder ser competitivas. Diversos estudios vuelven a poner de manifiesto lo mucho que queda por avanzar en un aspecto clave: el que toda empresa por pequeña que sea, tenga su web corporativa. Aunque la mayoría de las pymes y grandes empresas sí la tienen,  el porcentaje cae significativamente al menos del 30% cuando se trata de las microempresas - menos de 10 empleados, las que, por otro lado, conforman más del 95% del tejido empresarial de España.
Se presume que las razones se basan en el coste que conlleva posicionar ésta en los buscadores y el tiempo requerido para mantenerla actualizada, además de que, y esto es grave, los encuestados afirmen no ver las webs corporativas como una herramienta tecnológica útil. Se aprecia además, un uso escaso de las redes sociales, ya que sólo un poco más que el 31% de las microempresas y el 37% de las pymes y grandes empresas las utilizaron en 2014. Asimismo, sólo el 15% de las pymes y grandes empresas y algo más del 8% de las microempresas adquirieron en 2014 algún servicio en la nube. Peor aún se encuentra el comercio electrónico con solo un 10% de webs comerciales donde casi el 70% de internautas españoles compran en Internet. Las pequeñas empresas deben decidirse a invertir y hablar el nuevo idioma digital, pero no están seguras del retorno de dicha inversión.
Y,  sobretodo, deben hacerlo bien. Bankia ha desarrollado una herramienta de autodiagnóstico gratuita llamada Índice de Competitividad Digital - Indicex cuyo algoritmo comprueba la competitividad de una web a través de más de 100 parámetros en 8 áreas de análisis: analítica, posicionamiento, movilidad, experiencia de usuario, marketing, contenidos, redes sociales y comercio electrónico. Como resultado, presenta un reporte de la evaluación y sugiere recomendaciones.
Este esfuerzo de las empresas exige de la dedicación de todas las áreas y jerarquías de la compañía - de arriba hacia abajo - basada en el convencimiento de su importancia. Es decir, requiere de un cambio de mentalidad individual y de la cultura corporativa de las mismas. Es el desafío irrenunciable de las Pymes de este siglo.
Fuentes: e Pymes, Sage, IAB España, Bankia

Sobre el autor