Líderes con miopía digital

Líderes con miopía digital

Según un estudio del MIT Sloan Management Review y Deloitte, los negocios digitales exitosos se centran en la integración de las tecnologías digitales - tales como sociales, móviles, analíticas y la nube – en pos de la transformación de sus negocios. En cambio, aquellos menos maduros solucionan problemas de negocios puntuales a través de la adquisición de tecnologías digitales. ¡No es cuestión de comprar tecnología!

Muchas empresas carecen de la habilidad de conceptualizar cómo las tecnologías digitales pueden afectar su negocio. Es imposible hablar de transformación del negocio sin hablar de transformación de procesos y de talento. Se produce inexorablemente un cambio cultural dentro de la organización y para ello se debe proporcionar a los empleados con las habilidades necesarias para afrontarlo.
 

La estrategia, no la tecnología, es la guía en una transformación digital

Según una encuesta del WEF en colaboración con Accenture las empresas tienen que cambiar fundamentalmente la forma de identificación, desarrollo y puesta en marcha de los nuevos proyectos empresariales. Indica que muchas empresas han descubierto que los indicadores clave de rendimiento (KPI) tradicionales ya no son efectivos en un ambiente digital. Muy interesante es ver la alta predisposición al cambio de los encuestados, en todos los grupos de edad de 22 a 60, la gran mayoría de ellos quiere trabajar en organizaciones habilitadas digitalmente. Muchos de los líderes de las empresas que han tenido éxito en la última década a menudo son susceptibles a la miopía digital. Estos pueden ser muy dañinos para sus organizaciones ya que normalmente esperan que su CIO/CTO gestione lo digital. Estos últimos son los implementadores de las soluciones pero solos no pueden cambiar la cultura de la empresa.

Los líderes miopes se duermen en los laureles resistiendo con modelos de negocio que supieron ser buenos en el pasado y que aún dan beneficios, pero no pueden ver lo que viene en el largo plazo. Deben salir de sus propias zonas de confort y considerar cómo tienen que transformarse para seguir siendo competitivos en el nuevo entorno.

Si bien es evidente que la tecnología digital va a transformar la mayoría de las industrias, hay una serie de desafíos que necesitan ser entendidos tales como el ritmo de cambio de las expectativas de los clientes, la transformación cultural, la regulación obsoleta y la identificación y acceso a los conocimientos adecuados, entre otros. En síntesis, convertirse en una empresa digital requiere cambios mucho más profundos que simplemente invertir en tecnología.

Sobre el autor