El bucle de abonado

Desde que se produjo la universalización de las telecomunicaciones (primero voz, más tarde datos y hoy multimedia sobre datos), el Bucle de Abonado, el cordón que une nuestro hogar u oficina con las grandes redes metropolitanas (MAN)de altísima capacidad y basadas en tecnologías ópticas, siempre fue problema para los ingenieros: el bucle suponía un cuello de botella que impedía llegar con ancho de banda suficiente (sí… eso de los Megas…) al equipo del usuario final. Para grandes entidades con necesidades elevadas en consumo de ancho de banda, se dispone de tecnologías ópticas de alta capacidad con coste y dimensionamiento impensables en usuarios particulares.

El bucle utilizado ha sido el eléctrico: par de hilos paralelos de cobre o, en las últimas décadas, cable coaxial. Estas líneas de transmisión, ante la demanda de más caudal de información, tienen inconvenientes: pérdidas, poco alcance desde central o cabecera de distribución, y limitaciones físicas para transmisión de los campos electromagnéticos por la propia naturaleza de los materiales y el diseño de los cables. Las mejoras que se han ido obteniendo en los caudales que se transmiten por estos bucles se han conseguido mejorando tecnologías de transmisión, multiplexación y corrección de errores. Cierto es que se ha conseguido transportar ancho de banda considerable a su través, aunque no con la calidad deseable.

La revolución para bucle de abonado llegó con la implantación y desarrollo de las PON (Redes Opticas Pasivas). Se basan en instalar fibra óptica que enlaza directamente el hogar u oficina con la MAN. Son pasivas porque en el funcionamiento del bucle óptico no se realiza ninguna manipulación del caudal de información por no ser necesaria. El alcance de un bucle de fibra llega a los 20 km sin degradación, errores o pérdida de calidad. Un rayo guiado en una fibra transmite 2,5 gigabits por segundo. Fin del cuello de botella.

Normalmente, desde la MAN y mediante equipos OLT (Optical Line Terminal), se forma una estructura de fibras en estrella (cada punta es un abonado) mediante el uso de PON Splitters (derivadores). A cada suscriptor le asignaremos una ventana de tiempo en la transmisión y conseguiremos gobernar el flujo de todos ellos mediante las tecnologías conocidas de multiplexación por división en el tiempo. Además, dado lo preciso del sistema, conoceremos el retardo del flujo de cada suscriptor según la longitud de su fibra.

Todo el equipamiento para las PON y para el abonado, se ha desarrollado en los últimos años y se han conseguido costes ajustados para que el uso de esta tecnología sea verdaderamente eficaz y eficiente. Los protocolos utilizados son directamente los aplicados en el equipamiento del usuario (IP y Ethernet), por lo que son innecesarias conversiones intermedias. Basta con que el receptor convierta la señal óptica en eléctrica y con que disponga de salidas adecuadas para cada servicio: puertos voz, Ethernet/datos y video.

El Bucle de Abonado sigue siendo protagonista, pero mucho más musculoso.

Nike Air Force 1 '07 Lv8 Utility White/White-Black-Tour Yellow

Sobre el autor