Internet sí, con control y supervisión paterna

Es muy importante que los padres nos involucremos en el uso que hacen nuestros hijos de Internet y seamos conscientes de los peligros que tiene una navegación sin límite alguno, previniéndoles de los riesgos que ello conlleva. Lo primero que debemos establecer es un tiempo y horario adecuado para navegar por Internet y que no debemos saltarnos los adultos cuando nos convenga  (porque el niño molesta, porque queremos ver una película tranquilamente…). Tenemos que ser conscientes que el abuso de las TIC puede provocar en los menores adicción, que solo diagnosticada a tiempo va a poder ser tratada de una forma adecuada. Si no existe control alguno, nuestros hijos pueden acceder a contenidos inadecuados para su edad y no solo de contenido sexual, que es quizás en lo primero que pensamos, sino también violentos, xenófobos, racistas, que realicen apología de la anorexia, bulimia…

Son relativamente frecuentes los casos de 'ciberbulling' (generalmente en el ámbito escolar), que se trata de un acoso psicológico sobre el menor sostenido y repetido en el tiempo, utilizando las nuevas tecnologías. Así, un ejemplo sería la creación de un perfil falso en una red social utilizando la identidad y fotografías del menor para desacreditarle y dañar su imagen o la difusión de bulos o rumores falsos a través de la red, lo cual puede provocarle graves consecuencias psicológicas.

Pero quizás, lo que más nos preocupa a los padres es que nuestro hijo sea víctima del llamado 'child-grooming' por parte de un ciberacosador, quien a través de Internet utiliza distintas estratagemas para ganarse la confianza del menor logrando que le envíe fotos o vídeos de contenido erótico o pornográfico, pudiendo incluso llegar a chantajearle con difundir dichas imágenes a través de la red si no continúa con su perverso juego sexual. En ocasiones, estos ciberacosadores han llegado incluso a concertar un encuentro con el menor llegando a agredirle sexualmente.

Por último, quiero hacer una mención especial al 'sexting' (recientemente ha habido varios casos en Castilla y León) y que consiste en que un menor envía a otro de forma voluntaria fotografías o vídeos en el que aparece posando desnudo o realizando actos sexuales, difusión realizada generalmente a través de aplicaciones de mensajería instantánea de telefonía móvil (whatsapp, line…). Estamos ante una práctica que puede tener consecuencias graves para el menor, ya que estas fotografías pueden llegar a difundirse de forma exponencial a través de la red, pudiendo caer en manos de algún pederasta. Es importante en estos casos, tener en cuenta, que cualquier persona que difunda estas imágenes puede verse implicado en un delito de distribución de pornografía infantil.

En consecuencia, Internet sí, pero bajo control y supervisión paterna y siempre teniendo en cuenta que su acceso debe de ser gradual y adecuado a la  edad del menor, siendo los navegadores infantiles una magnífica herramienta para que den sus primeros pasos en Internet.

Air Jordan 11 For Sale

Sobre el autor