El cumplimiento legal, una ventaja competitiva

Cualquier profesional o empresario, a la hora de emprender o de desarrollar un negocio, tiene asumido que ha de tener en cuenta las cuestiones jurídicas que le afectan, tanto en general (como a cualquier negocio) como en particular (por el tipo de empresa o actividad). En un negocio 'on-line' se han de seguir una serie de normas que, o bien son específicas de los servicios de Internet, o bien son particularmente importantes en ellos.

La primera norma que toda página web ha de tomar en consideración es la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico. Esta Ley, conocida como LSSI, establece en primer lugar la necesidad de incluir en toda página web varios puntos informativos relacionados con la persona física o jurídica titular de la misa, y otras cuestiones más concretas si a través de la página se realiza comercio electrónico. En este último caso, además, ha de tenerse en cuenta la normativa sobre venta a distancia, que en el caso de los consumidores, está recogida en la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.

Aunque afecta a toda actividad profesional o empresarial, es especialmente significativa en este ámbito la regulación sobre el tratamiento de datos de carácter personal. Cuesta imaginarse una empresa 'on-line' que no disponga de datos personales, ya sean de sus usuarios, clientes, empleados, etc. La norma de referencia es la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal, que impone una serie de obligaciones y limitaciones para la entidad que maneja datos. La LOPD ha de observarse con especial cuidado si se van a utilizar datos para enviar comunicaciones comerciales. En el caso de que estas sean por vía electrónica (por ejemplo, a través de correo electrónico o mensajes a móviles), la regulación está contenida en la LSSI. A grandes rasgos, es fundamental conocer que en general es necesario contar con el consentimiento de los destinatarios para enviarles publicidad y que en todo caso a la hora de recoger los datos hay que darles la opción de negarse a recibir comunicaciones comerciales (lo cual se hace habitualmente mediante una casilla dispuesta al efecto).

Todas las normas mencionadas establecen un régimen sancionador, en algunos casos importante, en caso de incumplimiento. Pero, aunque en ocasiones cueste ver más allá de las sanciones, me atrevería a decir que hay razones más importantes para el cumplimiento de la legislación. Cada vez más los usuarios son conscientes de sus derechos y de las obligaciones de los titulares de las páginas, con lo que desconfían de una tienda 'on-line' que no informe adecuadamente sobre quién está detrás de ella, que no aporte información sobre el tratamiento de datos personales que se faciliten o que envíen comunicaciones comerciales sin haberlas solicitado.

El cumplimiento legal además transmite mejor imagen de una empresa y aporta seguridad a los clientes y visitantes de una web, con lo que implica una verdadera ventaja competitiva frente a otros negocios no cumplidores.

Nike SF-AF1

Sobre el autor