I Cubo

El fórum Evolución de Burgos fue el escenario que escogió el Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León para entregarnos su premio i3 (i cubo). Durante la VII noche de la Ingeniería Informática de Castilla y León el proyecto e-volución de El Norte de Castilla recibió el premio a la entidad pública más relevante en materia de informática. Hasta allí se desplazó una representación del equipo que hace el trabajo que está leyendo. He de confesar que, más allá del agradecimiento que merece cualquier reconocimiento, percibí un afecto hacia el proyecto y el equipo que no esperaba llegara tan lejos. Los profesionales en informática de la región, especialistas en su materia y luchadores por reivindicar la importancia del trabajo especializado bien hecho, no se limitaron a entregarnos el trofeo. Más allá agradecieron la labor que desde este proyecto de este medio tratamos de hacer cada día. Además se quiso particularizar también en el congreso e-coned que, dentro del programa e-volución, tuvo lugar el pasado año en septiembre, al calificarlo como de un 'éxito sin precedentes' que 'sin duda contribuye a la mejora de todo el ámbito que rodea el sector de las TIC, las tecnologías de la informática y las Telecomunicaciones'. Aprovecho esta tribuna para anticipar que ya estamos en plena preparación de e-coned 2014, el congreso de Negocio Digital que tendrá lugar el próximo 25 de septiembre.

Observo que el sector de la ingeniería informática, no sé por qué, pero aún debe reivindicar su importancia y la de sus profesionales. Pertenece a eso que yo llamo el mal entendido 'futuro'. Y es que hay varios tipos de futuro. Por un lado está aquello por lo que hay que apostar sin ninguna duda ya que será la esperanza de progreso y, si me apuran, la única opción que evitará que una sociedad o un país  quede descolgado del resto. Lamentablemente hay otra acepción del término, y es la que indica que, como hablamos del futuro, ya habrá tiempo para abordarlo. Nada más erróneo en mi opinión. En los años ochenta, cuando comenzaba la informática personal y yo me compré mi primer equipo, un reducido pero espectacular Sinclair ZX Spectrum de '48K' no paraba de decirse que 'la informática es el futuro'. Cuando en los noventa el acceso a Internet llegó a los hogares no hubo otra forma de calificarlo, y aún se hace, más que con un 'es el futuro'. Me temo que la acepción de futuro que tenían en su mente muchos de los que lo decían no era la misma que yo. Siempre pensé que, efectivamente, eran asuntos de un futuro tan presente que había que incorporarse a él inmediatamente.

Por desgracia hemos visto cómo otros países han invertido recursos y se han organizado empresarialmente de tal manera que han conseguido canalizar el negocio relacionado con estos temas hacia ellos. Entretanto en el año 2014 los ingenieros informáticos españoles aún deben explicar que no se debería permitir que la programación del software que va a gestionar información sensible y útil, sea del tema que sea, lo haga alguien sin conocimiento especializado. Es evidente que nadie se plantea permitir a cualquier neófito levantar un puente sobre el que va a circular tráfico pesado, sin embargo esto cambia al pensar en la programación.

¿Acaso no nos tomamos en serio lo que llamamos futuro? ¿No nos damos cuenta de que el presente de hoy era el futuro de ayer? Aún se siguen oyendo mensajes publicitarios que dicen que el inglés es 'el futuro'. Estamos persiguiendo permanentemente un arco iris que, por mucho que corramos siempre estará lejos.

En otro orden de cosas no quiero olvidar que durante estas pasadas semanas ha habido un relevo importante en Aetical, la federación de asociaciones de empresas de la información, comunicaciones y electrónica de Castilla y León. Su ya expresidente, el leonés Tomás Castro y su equipo directivo, entregaban el testigo al salmantino Agustín Lorenzo con el suyo. Desde aquí queremos desear el mayor éxito en su gestión al nuevo equipo que gestiona Aetical y al saliente en sus empresas. Es muy importante que consigan entre todos hacernos entender que el futuro comienza en este instante

Air Jordan 1

Sobre el autor