La conectividad móvil, un negocio con futuro

Un estudio realizado por The Boston Consulting Group basado en el análisis de datos de los 13 países europeos más representativos en cuanto a consumo móvil se refiere (suponen el 70 % de la actividad total en este campo) revela un enorme crecimiento de la economía digital en este terreno.

España y Reino Unido sigue siendo los países con mayor número de smartphones por habitante,  pero el crecimiento (nº de dispositivos móviles, conectividad, uso, servicios asociados…) es progresivo en todos los países de Europa y ronda el 25 % respecto a años anteriores, una cifra similar a lo que está ocurriendo en EEUU y Asia. Las previsiones estiman que el crecimiento será progresivo hasta 2017.

 

Sin embargo, se espera que la caída de precios de los dispositivos móviles también sea progresiva. Esta es una de las razones por la que su penetración se está extendiendo a mayor parte de la población.

Android sigue siendo líder en sistema operativo móvil con un crecimiento imparable que ya dobla al de su principal rival, IOS, seguido a larga distancia por Windows y otros sistemas.  Por tanto el crecimiento económico en tecnología móvil no proviene tanto de la venta de dispositivos físicos, como del servicio de conexión móvil. El 90% de los smartphones y tabletas existentes disponen de conexión 3G. La conexión 4G también crece con rapidez a medida que la tecnología lo permite. Además, la UE ha sentenciado a las tarifas roaming de los operadores telefónicos que desaparecerán por ley dentro de la Unión Europea en diciembre de 2015.

Sin embargo, las tarifas de conexión siguen arrojando datos muy diferentes entre unos países y otros. Una tarifa móvil de 5 gigabytes cuesta 18 € en Reino Unido, 19 € en Francia, 23 € en Alemania, 9 € en Italia y 39 € en España.

También es notable la divergencia entre las diferentes velocidades de conexión según la distribución geográfica: la media en Europa ronda el giga y medio por segundo (Mbps). Sin embargo, en Corea del Sur es de 14.7 Mbps, 10.7 Mbps in Japón, y 2.6 Mbps en Norteamérica. En Europa, la velocidad de conexión media alcanzará apenas los 7 Mbps en 2017, la mitad de lo que alcanzará en EEUU (14.4 Mbps). Aún queda mucho recorrido por hacer para homogeneizar las capacidades de conexión en los países desarrollados, pero las grandes compañías se están centrando en los próximos años en implementar sus servicios en países de economía emergente, con mercados más amplios y un crecimiento económico progresivo.

Nike Air Penny 2